Bug

En el mundo de la informática, un bug es un error en un programa/software. Puede hacer que un programa se cierre inesperadamente o se comporte de una manera no deseada. Por ejemplo, un pequeño error puede hacer que un botón de la interfaz de un programa no responda al hacer clic en él. Un fallo más grave puede hacer que el programa se cuelgue o se bloquee debido a un cálculo infinito o a una fuga de memoria.

Desde el punto de vista del desarrollador, los fallos pueden ser errores de sintaxis o de lógica en el código fuente de un programa. Estos errores a menudo se pueden arreglar utilizando una herramienta de desarrollo llamada apropiadamente depurador (debugger). Sin embargo, si los errores no se detectan antes de que el programa se compile en la aplicación final, el usuario los notará.

Dado que los errores pueden afectar negativamente a la usabilidad de un programa, la mayoría de los programas suelen pasar por muchas pruebas antes de ser lanzados al público. Por ejemplo, el software comercial suele pasar por una fase beta, en la que varios usuarios prueban a fondo todos los aspectos del programa para asegurarse de que funciona correctamente. Una vez que se determina que el programa es estable y no tiene errores, se lanza al público.

Por supuesto, como todos sabemos, la mayoría de los programas no están completamente libres de errores, incluso después de haber sido probados a fondo. Por este motivo, los desarrolladores de software suelen lanzar «actualizaciones puntuales» (por ejemplo, la versión 1.0.1), que incluyen correcciones de errores que se han encontrado después de la publicación del software.