TI

Para lograr la sostenibilidad corporativa, las organizaciones deben comprender cómo las prácticas digitales contribuyen a su huella de carbono

El panorama digital es uno de los mayores contribuyentes al consumo innecesario de energía, los desechos electrónicos y las emisiones de CO2 de las organizaciones a nivel mundial.

Imagen: VectorMine/Adobe Stock

Hoy en día, las empresas empresariales de todo el mundo se centran en crear un entorno de trabajo más sostenible, independientemente de la industria. Sin embargo, aunque muchas iniciativas de sostenibilidad se centran en reducir el plástico de un solo uso y eliminar el desperdicio de papel, pasan por alto las emisiones masivas que sus actividades digitales producen todos los días.

Para volverse verdaderamente sostenibles, las organizaciones deben ver el panorama completo y cómo todos los aspectos de la operación están impactando en el medio ambiente, incluidas las cadenas de suministro, las prácticas comunes de TI, el hardware y los dispositivos, y los hábitos informáticos de los empleados.

VER: La brecha de género de COVID-19: por qué las mujeres están dejando sus trabajos y cómo hacer que vuelvan a trabajar (PDF gratuito) (República Tecnológica)

El panorama digital es uno de los mayores contribuyentes a las emisiones de las organizaciones en la actualidad, y factores como la escasez mundial de chips están agregando una mayor presión para implementar prácticas más eficientes. Nunca ha habido un momento más importante para invertir en esfuerzos de transformación digital y mejores formas de reciclar y reutilizar dispositivos.

LEER  La IA aún no puede aprender el sentido común

La escasez mundial de chips y aprovechar al máximo lo que ya tenemos

La escasez mundial de chips ha ejercido una presión sin precedentes sobre las empresas, en particular los departamentos de TI, ya que enfrentan retrasos y problemas del ciclo de vida de los dispositivos. Gartner estimó que el plazo de entrega de los portátiles empresariales es de unos seis meses, un tiempo de espera que muchas empresas no pueden permitirse. Combinado con los desafíos del trabajo remoto, las empresas empresariales se enfrentan a la tormenta perfecta a medida que se estiran los plazos y los servicios de atención al cliente se inundan con tickets de soporte de usuarios frustrados. Es hora de un cambio de estrategia: podemos superar los desafíos relacionados con la escasez de chips aprovechando prácticas más sostenibles.

La restauración del hardware es clave y ayuda a garantizar que los dispositivos sean reutilizables y puedan tener una segunda, tercera e incluso cuarta vida. Sin embargo, es una tendencia común entre las empresas reemplazar el hardware cada pocos años, independientemente de la facilidad de uso. En un nuevo estudio de Nexthink que analizó 3,5 millones de dispositivos anónimos, la investigación encontró que el 20 % de los dispositivos seguían funcionando y no requerían reemplazo. Del 80 % que tenía una puntuación de rendimiento baja, solo el 2 % no se podía salvar, mientras que el 98 % restante se podía arreglar con una simple actualización de memoria o mediante la optimización del rendimiento de inicio.

Examinar el ciclo de vida completo de los dispositivos

Además de repensar los ciclos de actualización del hardware, también debemos tener en cuenta el ciclo de vida completo de los dispositivos. Eso significa comprender las emisiones asociadas con la producción, el transporte y el embalaje, así como el uso del producto y el tratamiento al final de su vida útil. Las empresas deben trabajar con fabricantes que puedan proporcionar esos conocimientos específicos y ayudar a respaldar sus objetivos generales de sostenibilidad, por ejemplo, fabricantes que utilizan piezas, medios de transporte o embalaje más respetuosos con el medio ambiente.

LEER  5 señales de que tus empleados se sienten infravalorados

Un factor clave que contribuye a las emisiones dentro del ciclo de vida de un dispositivo es también el comportamiento del usuario. Generalmente, los empleados quieren hacer su parte para lograr prácticas más ecológicas y ayudar al medio ambiente. Como componente crucial para implementar prácticas de TI sustentables, las organizaciones necesitan educar a los empleados sobre hábitos de computación verde y crear canales de comunicación bidireccionales efectivos entre TI y los empleados. Actos simples como asegurarse de que el software se mantenga actualizado, apagar las computadoras portátiles cuando no estén en uso y eliminar las aplicaciones no esenciales pueden contribuir en gran medida a reducir las emisiones y ahorrar dinero a las organizaciones.

Las empresas que optan por centrarse en estas pequeñas soluciones están reduciendo la necesidad de nuevos dispositivos, ahorrando millones y ayudando a abordar el problema global de los desechos electrónicos.

Seguimiento del impacto y reducción de los desechos electrónicos

Según la Organización Mundial de la Salud, los volúmenes de desechos electrónicos continúan aumentando a nivel mundial. Un estudio reciente realizado por Global E-waste Statistics Partnership (GESP) encontró que los volúmenes de desechos electrónicos crecieron un 21 % en los cinco años previos a 2023, cuando se generaron 53,6 millones de toneladas métricas de desechos electrónicos. A medida que el uso de teléfonos inteligentes, computadoras y otros dispositivos continúa creciendo exponencialmente, se espera que el volumen global de desechos electrónicos aumente.

Para reducir los desechos electrónicos, las organizaciones deben comprender realmente su impacto. La recopilación de información y datos relevantes sobre el consumo de energía y la emisión de CO2, y cuál es la fuente de esos resultados, ya sea hardware o comportamiento humano, permite a las organizaciones tomar medidas y comenzar a invertir en un futuro más verde.

Ola Fagerstrom
Ola Fagerström es especialista en sostenibilidad de dispositivos en Microsoft.

Ola Fagerström ha estado en Microsoft durante los últimos 10 años y es especialista en sostenibilidad de dispositivos. Actualmente es el líder de zona horaria para la comunidad de Sustentabilidad de Microsoft. Con más de 20 años de experiencia en TI, Ola es el creador de Carbon Emissions Estimator para dispositivos.

Yassine Zaied
Yassine Zaied es directora de estrategia de Nexthink.

Yassine Zaied es directora de marketing y estrategia de Nexthink. En su función, Yassine es responsable de desarrollar nuevas asociaciones y alianzas con proveedores estratégicos de tecnología y hardware. Yassine también desempeña un papel fundamental en el impulso de la innovación de productos y las estrategias de comercialización de la empresa.

LEER  Más de la mitad de los empleados aprueban la política de vacunación de la oficina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba